UN LARGOMETRAJE EN FCPX

visibility884 Views comment0 comentarios person Posted By: Camaleon Rental list In: BLOG POST PRODUCCION, EDICION y DIT

LARGOMETRAJE EDITADO FCPX

Edición de ficcion con Final Cut Pro X

Largometraje Editado con Final Cut Pro. Después de ya una década dedicada al montaje y habiendo pasado por los tres estándares del mundo de los editores no lineales, tuve la oportunidad de enfrentarme a un largometraje desde el mismo set de rodaje. Las premisas fueron claras, rodaremos todo en multicámara, buscaremos un look documental y no todas las localizaciones estarán controladas así que tendremos que robar o adaptarnos a las circunstancias. Y a esto le añadiremos dos detalles más. Los protagonistas no son actores y sí, estás solo en todo el proceso.

A priori podía parecer un proyecto loco o extravagante que anticipaba muchos dolores de cabeza sin muchos momentos para disfrutar de lo bonito que es montar y crear una historia. Pero nada más lejos de la verdad. El encargo venía de uno de los directores más solventes, auto exigentes y con mejor criterio que conozco, cuya única directriz fue: Hazlo como consideres!... Todo esto convertía la propuesta en un caramelo irresistible.

La película, "NOSOTROS" de Felipe Vara de Rey

edicion-largometraje-fcpx

Así pues comencé a plantearme workflows posibles, y no perdiendo de vista todos los condicionantes, una idea empezó a madurar en mi cabeza... ¿Y si lo hago con FCPX?

La relación era sencilla. Si necesito gestionar mucho, muchísimo material multicámara de donde posiblemente tendría que buscar material hasta fuera de claqueta y, ah! se me olvidaba, teniendo unos plazos de entrega ajustados, la prioridad sería buscar el sistema que menos necesidades tuviera de gestión, versátil, con una buena gestión de material multicámara y (esto a mí me pesaba mucho) con una interface lo más limpia posible que me permitiera ver sólo el material que quisiera sin estar haciendo scroll por una eternidad de masterclips, clips y subclips siempre presentes.

Reconoceré que jugaba con ventaja, ya llevaba algo más de un año trabajando con FCPX en proyectos pequeños, desde la versión 10.5 creo recordar. Y ya había superado mi periodo de frustración con su timeline magnético y conocía bien sus limitaciones a las hora de moldear el software a tu medida, como podemos hacer en Avid por ejemplo. Pero me asaltaba una duda. ¿Sería capaz FCPX de gestionar un timeline de dos horas y pico con un browser atiborrado de material etiquetado y gestionado?

La verdad es que mi experiencia con FCPX no había sido muy buena a la hora de trabajar timelines complejos, con distintos formatos, llenos de grafismos, compound clips o nesteados, colapsados, agrupados o como lo queramos llamar. 

Recordaba con temor la primera experiencia que tuve con el software el año de su lanzamiento en su versión 10.0, cuando le daba la primera oportunidad trabajando un proyecto de relativa complejidad en el que el programa se movía de forma agónica y lenta por su debilidad y en el que una vez terminado, FCPX decidió no volver a dejarme abrir, colgándose reiteradamente, encerrando en el todo el trabajo y tiempo invertido y eliminando la posibilidad de liberar el proyecto. Pero éstos fueron los inicios de ese nuevo software que Apple intentó vendernos como el revolucionario futuro de la edición pero que la experiencia de usuario, eso de lo que ellos tanto se vanagloriaban, no corroboraba. Ahora, varias versiones, mejoras y añadidos posteriores parecían haber dejado atrás aquella idea de software incompleto y nada robusto.

Así pues, a pesar de esta experiencia agridulce, me decidí a montar la película con él.

El material fue rodado con cámaras ARRI AMIRA y ARRI MINI y ópticas Zeiss Super Speed T1.4 en Prores 444, a una resolución de 2K. Los backups los hacíamos cada noche, estableciendo un sistema de rotación de discos duros entre el set y la sala de montaje de forma que siempre teníamos tres copias, material ingestado en un Raid Pegasus thunderbolt 2 con 18TB, backup externo de 8 TB y backup de discos portátiles en set que nos daban un margen de 2 días para chequear cualquier posible problema o error en copia hasta su siguiente formateo.

El tiempo de sincronización y organización de todo el proyecto duró semana y media, debido sobretodo a la imposibilidad de incluir audio de referencia en cámara lo que me obligó a sincronizar a la antigua usanza, a manita. !Como a nosotros nos gusta! en vez de dejarle a Final Cut Pro esta tarea. Pero que por otro lado no fue tan tediosa gracias su multicámara que posibilita de forma muy sencilla la sincronización, reajuste y modificación de los clips.

Lo único que siempre me ha molestado un poco del proceso de sincronización de FCPX es que al sincronizar un material que previamente has seleccionado con un keyword, el archivo sincronizado resultante no se crea con esa misma Keyword de forma que tienes que ir al Evento para volver a asignarle esa Keyword. Encontraría más lógico que si ambos archivos (audio y vídeo) que se van a sincronizar o agrupar en multicámara tienen la misma keyword el nuevo archivo sincronizado también lo herede.

La organización del proyecto fue muy sencilla. Creamos una librería para todo el proyecto y posteriormente un evento para cada una de las 142 secuencias de la película.

edicion-largometraje-fcpx

 Dentro de cada evento se encontraban las tomas con sus correspondientes audios, wildtracks, etc… 

Se sincronizaban y creaban multicámaras que se etiquetaban con keywords con su correspondiente número de secuencia, escena y toma. Posteriormente marcaba las líneas de guión en cada clip multicámara.

 El resultado final como podéis ver es una interface limpia y despejada con las tomas claramente identificables que combinado con la opción hide rejected nos dejaba una librería limpia en la que podíamos localizar en tres clicks cualquier linea de guión.

edicion-largometraje-fcpx

Una vez listos para empezar a montar, cogí el Raid Pegasus y me metí en un avión rumbo a Nueva York donde realizaríamos todo el montaje que nos ocupó los siguientes tres meses. 

Nuestro primer corte duraba 2:10min. Ahí fue cuando mis temores sobre la estabilidad del FCPX volvieron a aparecer, si bien ya no era un problema tan grave como la imposibilidad de abrir el proyecto, sí que comencé a percibir cierto ralentizamiento en las acciones sobre el timeline, pero finalmente no fue a mayores, salvo por mi impaciencia.

A lo largo de este tiempo se hicieron diferentes cortes, screening y se fue refinando el montaje hasta su duración final en 1:29 min, pero a medida que disminuía el metraje de la película, crecía el peso del proyecto que paso de 5TB de material bruto a los 6,48TB incluyendo proxies, versiones y material extra como música de referencia, etc… A su vez FCPX comenzaba a acusar el esfuerzo, lo que me pareció lógico en todo caso. A pesar de esto, pasar de editar piezas cortas en FCPX a hacer un largometraje fue más sencillo de lo que esperaba. Pensé que tendría más problemas o que me daría algún susto, pero nada de eso. 

Una vez tuvimos todo el material codificado en Proxies la edición y el salto de un multicámara a otro, incluso usando el Skinning en los momentos en los que recorría todas las tomas en busca de una linea de diálogo, fue más ágil de lo que esperaba.

Su sistema de gestión del material encajó perfectamente en este proyecto, permitiéndonos estar muy cerca del montaje en todo momento con una visión muy clara del material y del proyecto en general.

Las bondades del timeline magnético se hicieron notar especialmente en el momento en el que tuvimos toda la película armada y comenzamos a trabajar, ya no tanto en las secuencias, sino a lo largo de todo el film. Realizar cualquier acción en este punto continuó siendo tan fácil y rápido como cuando bajas el primer clip al timeline, olvidándote de la sincro o posibles acciones involuntarias. En este aspecto creo que FCPX es insuperable. 

Ahora bien, tiene debilidades notables. En mi opinion la principal de ellas es la gestión de los recursos y de los proyectos o secuencias. La sensación que da es de que el software realiza multitud de acciones y procesos internos que no podemos controlar, incluso cuando tenemos el render en segundo plano deshabilitado, cerramos la ventana de FX, reducimos el tamaño de los clips en el timeline, etc… Esto se ve claramente con la rueda de proceso en la ventana de timecode, en la cual se puede ver en muchas ocasiones procesos que se activan con solo trimear un clip y que, a pesar de que son procesos cortos, a medida que el timeline crece van relentizándose y saturando la máquina. 

Evidentemente Apple tiene aún trabajo por delante para poner a FCPX en el lugar que ya ocupaba Final Cut Pro 7 y más aún para volver a estar en disposición de convertirse en el estándar, si es que vuelve a haber algún estándar. Pero a pesar de ello creo que la elección de FCPX comienza a ser una opción solvente para muchos proyectos, incluida la ficción. Para mí, en este proyecto en concreto, fue una elección acertada, ya que sus bondades y su filosofía de trabajo me permitieron tener en todo momento la cabeza en la edición. ¿Si lo elegiría de nuevo para un nuevo proyecto? Dependería del proyecto. 

Creo que ha mejorado mucho, muchísimo en su estabilidad y robustez pero aún está lejos de otras opciones en ese campo al igual que continúa teniendo deficiencias en el trabajo con el timeline. En contrapartida tiene herramientas magníficas que casi podrían editar una pieza por sí solas, permite editar a una velocidad difícilmente alcanzable en otros softwares sin años de experiencia, una sencillez que a pesar de darle una apariencia amateur ayuda a focalizar sin perderse en la interface.

Quien sabe, tal vez después de todo Apple sí tenga razón y Final Cut Pro X sí represente la forma de edición del futuro.

Noel Rayo Diz 

Editor / Coordinador de Post Producción

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Leave a comment

Please note, comments must be approved before they are published
Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado January February March April May June July August September October November December